Los 4 Niveles de Escucha

Escuchar parece algo fácil. Sin embargo, existen cuatro niveles diferentes de escucha. Y no me refiero a la necesidad innata que tenemos los humanos por hablar. “Somos esclavos de nuestras palabras y dueños de nuestros silencios”.

Pero bueno, vamos a ver los diferentes niveles:

Oir.

Es el nivel más superficial de escucha. De hecho, no es ni siquiera escucha. Oir registra las ondas sonoras de la voz del otro. Puedes estar oyendo a alguien y al miamo tiempo estar pensando o haciendo otra cosa. Para oir no se necesita prestar atención. Oir por tanto es una acto pasivo. Te oigo pero no te escucho signifoca que me llega el sonido pero no presto atención.

Escuchar a.

El segundo nivel consiste en escuchar a alguien, pero con una pregunta en nuestra mente: “Qué significa esto para mí?”. Es decir estamos escuchando desde dentro de nuestra propia existencia, utilizando lo que el otro nos cuenta para activar nuestros propios sentimientos. Por ejemplo puede que nos esté hablando de una relación con su jefe y nosotros estemos pensando en nuestra relación con nuestro jefe o en cómo sacarle partido. Este es un nivel cotidiano de escucha, adecuado para conversaciones ordinarias. Se detecta porque cuando hayamos terminado de hablar, el otro empezará con algo parecido a: “Pues yo, o pues a mí…” Muy apropiado para aprender.

Escuchar para.

Este tercer nivel corresponde a buscar algo en lo que la otra persona nos dice. El que escucha puede tener una idea en la mente, filtra lo que le dice su interlocutor y lo selecciona para conformar una opinión. Por esto, el que escucha tiene que establecer un diálogo interno para establecer la opinión.

Escucha consciente.

Consiste en una escucha profunda con un mínimo de juicio. Nosotros mismos nos mantenemos al margen. Hay por tanto un mínimo de diálogo interior. En este nivel la percepción y la intuición funcionan mejor. Por tanto hay que evitar los diálogos internos. Si estamos pensando en nosotros mismos no podemos escuchar. Por ejemplo pensar cómo vamos vestidos, o si estoy cansado y deberíamos sentarnos, o la hora qué sera… o incluso si intentamos adivinar lo que nos va a decir nuestro interlocutor, estamos poniendo dificultades a este tipo de escucha.

El coacher debe dominar los dos últimos niveles de escucha para poder ayudar a su cliente o colaborador.

La escucha es muy importante para muchas habilidades empresariales, como para manejar los conflictos: Ver Curso de Gestión de conflictos, realizar ventas,  Curso de ventas o trabajer en equipo: Trabajo en equipo … ver curso