Técnicas para teletrabajar. El teletrabajo y la concentración.

La importancia de la concentración

Cuando se trabaja en casa se puede estar rodeado de muchos distractores. La televisión, las redes sociales, las llamadas telefónicas, navegar por internet, las fotos, los memes, y otros nos pueden distraer de nuestro trabajo. Por esto teletrabajar requiere capacidades de concentración mayores que trabajando en las oficinas.

La concentración se puede entrenar, como los músculos.

Justo cuando nos dejamos entretener por distractores, perdemos capacidad de concentración. Pero cuando nos esforzamos en concentrarnos, al igual que con los músculos, nos hacemos más fuertes.

Por esto debemos hacer ejercicios de concentración. Podemos comenzar entrenando la capacidad de controlar nuestro foco atencional. Por ejemplo, centrándonos en concentrarnos en un libro cuando estamos viendo la televisión. También podemos forzarnos en poner la atención en algo concreto, para luego enfocarnos en todo lo que nos rodea y volver a otro punto concreto. O concentrarnos en leer un e-mail largo y complejo, en vez de saltar al siguiente corto y fácil. Lo importante es no dejarnos llevar de lo fácil, sino realizar constantemente esfuerzos de concentración. De hecho concentrarnos en nuestro teletrabajo nos irá entrenando esta capacidad.

Apunta aquello que ocupa tu mente pero no vas a hacer ahora.

Cuando se tiene en la cabeza varias cosas pendientes por hacer, éstas crean lo que se llama residuo atencional. Cuantas más cosas de este tipo haya, mayor será el residuo y menor la capacidad de concentración en la tarea que se está realizando. Es decir que la potencia mental dedicada a la tarea es menor cuando se está pensando o intentando recordar otras cosas.

El cerebro cuando tiene miedo de olvidar algo, le da vueltas constantemente para evitarlo. Y no dejará de darle vueltas hasta que el pensamiento se elimine al apuntarlo y el cerebro se quede tranquilo.

Para ello es siempre conveniente en teletrabajo disponer de un sitio donde apuntar las cosas de una manera rápida y poco compleja. Una libreta y un bolígrafo pueden ser unos estupendos aliados. Es una buena práctica apuntar todo aquello que se tiene en la cabeza de manera breve para poder seguir con la tarea.

El ambiente es importante en teletrabajo y la concentración

Muchas personas se concentran mejor en silencio. Otros lo hacen mejor con unos cascos y música. También el lugar es importante. En algunos lugares las personas se concentran mejor que en otros. Pero el cerebro también relaciona el sitio con la concentración. Así si se coge el hábito de concentrarse siempre en un lugar, en cuanto se esté en ese lugar el cerebro tenderá a concentrarse de nuevo.

Facilitará mucho el trabajo cuando no existen cosas que nos distraigan. No hay que llevar estas posibilidades de distracción cerca del puesto de trabajo.

Cuando no se pueda concentrar en algún sitio, lo mejor es cambiarse a otro.

Dormir lo necesario.

Dormir lo necesario aumenta la concentración, la voluntad y el autocontrol. Cuando no dormimos lo suficiente, la capacidad de concentración disminuye de una manera drástica.

El tiempo en el teletrabajo y la concentración

Aunque hay personas que se encuentran mejor por la mañana y otras por la tarde, dependiendo de los biorritmos, en general la concentración es mejor por la mañana. Especialmente si comenzamos el día con una rutina estricta. A lo largo del día, lo que nos va pasando es posible que aumente nuestra capacidad de distraernos.

Las interrupciones.

En general las interrupciones hacen mucho daño a la concentración, por lo que hay que tratarlas adecuadamente.

Lo primero que deberemos hacer es no tenerlas. Para eso hay que disciplinar a quienes nos acompañen en la casa o lugar de teletrabajo para que no nos interrumpan. Siempre es bueno utilizar algún elemento físico que cuando los demás lo vean sepan si nos pueden interrumpir o no. Cuando las tareas no exijan una gran concentración y no nos afecten mucho las interrupciones pondremos el objeto de interrupciones permitidas. Y si no queremos ser interrumpidos, pondremos el objeto de no interrumpir.

Un truco es que cuando nos interrumpan mientras escribimos intentemos no terminar la frase y dejarla a medias. Al intentar finalizar la frase, es más probable que el cerebro recuerde y se sitúe en el pensamiento en el que se estaba antes de la interrupción.

Como manejar las distracciones en el teletrabajo y la concentración.

Las distracciones solo las deberemos manejar en los tiempos libres y nunca de manera desordenada en cualquier momento y en cualquier lugar.

Lo bueno de la concentración es que cuanto mejor se trabaje, mejor gestión del tiempo se hará.

Artículo siguiente: el teletrabajo y la gestión de proyectos

Artículo anterior: el teletrabajo y el espacio físico