Habilidades comunicativas, 7 claves

Habilidades comunicativas, 7 claves

Tanto para el trabajo como para la vida personal, las habilidades comunicativas son esenciales. La comunicación se ha hecho más fácil, con muchas herramientas para comunicar, como el teléfono, mails, chats y redes sociales. Estas mayores oportunidades de comunicación aconsejan que trabajemos sobre nuestras habilidades comunicativas.

Veamos algunas de las claves para tener unas buenas habilidades comunicativas.

7 habilidades comunicativas

1.- Saber escuchar.

Saber escuchar es la número uno de las habilidades comunicativas. De hecho cualquier persona con la que hablemos o nos comuniquemos por otras vías estará muy interesado que le escuchemos. En general, cuando escuchamos bien, nuestro interlocutor suele pensar que somos un buen comunicador y suele mostrar más aprecio y consideración.

Escuchar es fundamental además para saber qué decir en la comunicación. Si estamos pensando en que vamos a decir en cuanto nuestro interlocutor termine de hablar, no nos vamos a enterar bien y no seguiremos un buen hilo de la conversación. Además es probable que le pisemos y le interrumpamos para decir lo nuestro. Y el otro interlocutor lo va a percibir.

Por tanto una de las habilidades comunicativas es la escucha activa. Esta escucha activa consiste en poner gran atención a lo que nos dicen. Para ello debemos realizar preguntas de clarificación, re-frasear de vez en cuando para verificar lo que nos ha comentado, mirar a nuestro interlocutor, realizar gestos corporales de atención y escucha y otras habilidades comunicativas que deberemos integrar en nuestro comportamiento.

 

2.- Comunicación no verbal.

El lenguaje no verbal comunica cosas que interesan mucho a nuestro interlocutor. Así deberemos mantener la mirada en el otro para darle sensación de importancia. También para que sienta que estamos enfocados en la conversación y no distraídos con otras cosas.

Un gesto relajado pero atento ayudará al otro interlocutor a encontrarse bien, sentirse aceptado y de esa manera se abrirá a contar cosas y también a recibir lo que le contemos. También aumentará la confianza y las posibilidades de llegar a acuerdos de colaboración.

Dentro de las habilidades comunicativas, es importante porque matiza lo que estamos diciendo y la recepción del mensaje dependerá mucho de esta comunicación no verbal.

 

3.- Nivel de relación amistosa.

Esta habilidad se descompone en diferentes habilidades comunicativas.

Un tono de voz personal y amistoso cambiará mucho la transmisión de mensajes entre los interlocutores. Igualmente una mirada franca y amistosa que hay que trabajar con sus técnicas para que el interlocutor la perciba de manera subconsciente.

Sonreir es una de las habilidades comunicativas más importantes. Pero sonreir de manera sincera, no solo con la boca sino con los ojos. Esta habilidad hay que desarrollarla a través de otras habilidades de relación.

En la comunicación escrita, un lenguaje amistoso y con referencias personales. También nos podemos apoyar en el uso de emoticonos y onomatopeyas. Los saludos de comienzo y despedida, en este caso son fundamentales, especialmente en los mails.

 

4.- Apertura mental.

Dentro de las habilidades comunicativas, tener cerrazón mental que lleva a discutir todo lo que se sale de las creencias de un interlocutor, es uno de los peores defectos. Escuchar, intentar ver el punto de vista del otro interlocutor, preguntar para intentar entenderlo mejor y considerarlo son síntomas de buenas habilidad comunicativa. Si se plantea la comunicación como una lucha para ver quien convence al otro, será muy difícil hablar y al final las dos partes se cerrarán. No olvidemos que el objetivo de la comunicación consiste en intercambiar ideas, persuadir, entender las diferencias y contrastarlas, obtener y compartir información. La cerrazón mental no conviene para ninguno de los objetivos anteriores.

 

5.- Ser concreto y simple.

El cerebro, en general rechaza la información compleja. Este efecto además se está acrecentando debido a que estamos acostumbrados a la información y comunicaciones “snack”. Es decir, informaciones breves y concretas.

Un mail extenso, complicado, y con lenguaje complejo será menos entendido y probablemente sea de menos impacto al otro comunicador. Si esperamos una acción, por ejemplo por parte del otro interlocutor, cuanto más breve, simple y concreto sea el mail de comunicación, mayor será la tendencia a la acción.

En las habilidades comunicativas verbales, igualmente la concreción y falta de complejidad ayudarán mucho. Hay que tener en cuenta que lo importante no es la emisión del mensaje, sino la recepción del mismo.

Decir lo justo, ni más ni menos. Enviar el mensaje con las menos palabras posibles de forma que sea bien entendido. Pensar antes lo que se va a decir. Todas estas son habilidades comunicativas que se deben entrenar.

 

6.- Utilizar el mejor canal de comunicación.

Cada comunicación que se realiza tiene matices diferentes dependiendo del medio utilizado. La comunicación verbal es más personal, emocional, persuasiva y permite más matices. Comunicar por mail permite concreción, más datos y elaborar más el comunicado. Los chats son más breves, menos detallados y más ágiles. Las presentaciones suelen ser públicas para una audiencia variada. Así, los temas delicados no deben utilizar el mismo medio que por ejemplo una comunicación rutinaria. Para temas con mucho detalle, habrá que utilizar varios canales de manera coordinada.

 

7.- Habilidades comunicativas: Feed-back

Además de escuchar, hay que estar atentos a otra de las principales habilidades comunicativas, el feed-back. El feed back es un tipo de escucha que nos da información sobre el nivel o tipo de entendimiento y aceptación que tiene nuestro interlocutor a nuestro discurso. Es muy importante para adecuar el mensaje, el tiempo de la emisión del mensaje, las posibles objeciones, los detalles que necesita el otro interlocutor. Para ello nos fijaremos en lo que nos dice, con agudeza para entender por qué nos lo dice. Igualmente pondremos atención en su lenguaje no verbal.