¿Cómo construir una cultura de creatividad en empresa?

Construir una cultura de creatividad es cada vez más importante. Si bien la innovación y la creatividad se consideran hoy en día como elementos clave que garantizan la sostenibilidad de la empresa, muchos directivos les otorgan un lugar destacado en la organización del trabajo y el plan de operaciones. En efecto, la creatividad es un factor determinante que distingue a una empresa de sus competidores. Esto es aún más importante cuando el sector de actividad de la empresa se considera sobrecargado o incluso saturado. 

Construir una cultura de creatividad permite la producción de nuevas ideas, fuera de los patrones existentes dentro de la organización, mientras que es útil para su negocio. Para desarrollar esta creatividad en una empresa es necesario crear capacidades dedicadas, constituidas por un conjunto de dispositivos y recursos cuyo funcionamiento está lejos de las rutinas de la organización.

Pero entonces, ¿cómo se desarrolla esta creatividad corporativa?

La creatividad, un recurso para la innovación y el rendimiento

Entonces, ¿qué hay de la creatividad en la empresa? Lo que necesita saber es que la creatividad es el motor humano necesario para crear nuevas ideas y resolver problemas de forma innovadora. Y el alto nivel de rendimiento que permite es el resultado directo de convertir las ideas en realidad, descubrir nuevos conceptos o aplicar nuevas soluciones. Además, estas ideas, conceptos o soluciones son más una cuestión de explorar el proceso de creatividad y utilizar métodos de generación de ideas que de resolución de problemas y el proceso de investigación racional habitual.

Sin embargo, si bien la naturaleza misma del proceso creativo justifica una cierta lentitud, ello no significa que se necesiten meses para encontrar una solución. En efecto, el manager puede, a veces, exigir a su personal que encuentre una solución que pueda aplicarse rápidamente, y al mismo tiempo ofrecer una o más alternativas. La urgencia de la situación justifica esta posición, sobre todo cuando la improvisación no es apropiada.

Creatividad colectiva, para encontrar ideas y soluciones inusuales

En efecto, en las organizaciones que logran integrar mejor la creatividad y logran construir una cultura de creatividad, la aplicación del proceso de creatividad se encuentra principalmente en la búsqueda de nuevas soluciones a los problemas o en la búsqueda de nuevas ideas para nuevos productos o servicios. Se aprovecha el potencial creativo del grupo y, mediante la estimulación mutua de los individuos, el grupo participa en el desarrollo de la creatividad colectiva. Esta sinergia así creada favorece un clima de producción de nuevas ideas y ofrece condiciones favorables para el descubrimiento de soluciones inusuales. 

Para establecer estos grupos de creatividad, la empresa debe identificar un facilitador que esté familiarizado con el proceso de creatividad y que pueda facilitar estas sesiones de creatividad colectiva con un enfoque eficaz. Este facilitador, después de asegurarse de que el problema real ha sido identificado y definido con los involucrados, lo presentará a un grupo responsable de generar ideas. Por ejemplo, aplicando la técnica del brainstorming, el facilitador puede producir una lista de ideas inusuales hasta que se agoten las ideas de todos. Entonces, para descubrir ideas inexploradas, tendrá que usar disparadores que le permitan alejarse de los patrones de pensamiento tradicionales. La exploración a través de técnicas creativas permitirá al estudiante entrar rigurosamente en el reino del pensamiento divergente y proyectarse más lejos en el mundo de las ideas inexploradas. A este respecto, el conocimiento de la asociación, el aplastamiento, la analogía y otras técnicas se hace esencial.

Las etapas del proceso creativo

El proceso creativo implica cuatro pasos esenciales. En primer lugar, la preparación consiste en reunir datos útiles sobre un problema concreto al que hay que encontrar una solución eficaz. Y, la incubación es necesaria para asimilar mejor el problema y los diversos datos, considerados relevantes, relativos al mismo. Se trata de dejar que la idea germine en la cabeza del colaborador encargado de resolver el problema, para encontrar una solución. Entonces, la iluminación interviene necesariamente, después del período de incubación porque es la etapa en la que la solución emerge, como una evidencia, en la mente de la persona a cargo del problema.

Por último, hablamos de validación cuando evaluamos la solución encontrada y comprobamos su eficacia.

Dada su importancia, la creatividad en la empresa está sujeta al mismo modo que la producción en la medida en que se prevé en forma de etapas sucesivas y complementarias que conforman el proceso creativo. Por lo tanto, está muy lejos de la improvisación creativa, que implica una decisión inmediata y una ejecución ultrarrápida.

Para obtener resultados convincentes, el líder debe iniciar a sus colaboradores en el proceso creativo, paso a paso. Con la práctica, la aplicación de este proceso se vuelve sistemática, cada vez que surge un problema.

(conclusión)

El lema de las empresas que confían en la creatividad y la innovación es distinguirse para sobrevivir. Y usted, ¿cómo crea la creatividad de su empresa?