Los diferentes tipos de organizaciones

Las ciencias de la gestión se ocupan del estudio de la acción llevada a cabo colectivamente por grupos humanos estructurados en diferentes tipos de organizaciones. Se aplican a las organizaciones en toda su diversidad, ya sea que provengan del sector de mercado o no (empresa, asociación, organización pública). Mediante el análisis de los recursos internos (humanos, financieros, tecnológicos) y del entorno (social, económico, político), proporcionan a la dirección conocimientos sobre las dimensiones humanas y tecnológicas de las organizaciones y, gracias a la diversidad de su campo de estudio, constituyen una ayuda para la toma de decisiones. 

Por consiguiente, las ciencias de la gestión se estructuran mediante el estudio interdisciplinario de la solución de problemas y la adopción de decisiones en las organizaciones humanas. Integran la comercialización, la estrategia, las finanzas, los recursos humanos y el análisis organizativo, los sistemas de información y el análisis de datos, y se inspiran en otras disciplinas como la sociología y la psicología para comprender el funcionamiento y las aspiraciones de los actores en el marco de una acción colectiva.

Tipos de organizaciones

Los tipos de organizaciones son diversos. Existen cinco tipos principales de modelos de organización diferentes. En realidad, es raro que una empresa corresponda exactamente a una de las cinco organizaciones típicas presentadas. Además, algunas partes de la empresa pueden ser en sí mismas sistemas que necesitan una organización específica. La mayoría de las veces, una empresa, asociación o administración requiere varios niveles de integración y, por lo tanto, es el resultado de una combinación de organizaciones.

La organización personalizada

La autoridad aquí está concentrada en las manos de una sola persona: el líder. El líder está en el centro de la organización, todos los demás miembros le reportan directamente a él sin ninguna interacción real entre ellos. Ejecutan, pero no deciden. El poder de decisión está completamente centralizado y se dice que la estructura de la organización es como un “sol”, una “estrella” o una “rueda de bicicleta”.

El líder encarna por su visión, personalidad y/o experiencia una autoridad reconocida por aquellos sobre los que la ejerce. Es responsable de todo el trabajo de integración y construye una organización a su imagen y semejanza sin ningún tipo de contrapoder.

La organización burocrática

Por sorprendente que parezca a primera vista, la organización burocrática y la organización personalizada son dos variaciones del mismo modelo. El modo de regulación del comportamiento es el único parámetro de diseño en el que estos dos tipos de organización se diferencian realmente. La organización personalizada es completamente informal, mientras que la organización burocrática es altamente formalizada. Las contribuciones individuales se formalizan a través de puestos en fronteras específicas. Además, cada problema de coordinación se traduce en un procedimiento. Siguiendo las reglas, nos coordinamos sin necesidad de vernos o incluso de hablarnos.

Pero, al igual que la organización personalizada, la organización burocrática está centralizada. La autoridad está concentrada en las manos de una sola persona o de un pequeño número de personas en la cúspide de la organización. Ya no hablamos de un líder con autoridad personal, como en el caso de la organización personalizada, sino de un líder o “personal” con autoridad estatutaria.

La organización piramidal

La autoridad se delega en la persona responsable de la actuación colectiva producida por la organización. De acuerdo con el principio de paridad, esta autoridad debe permitirle tomar o hacer tomar las decisiones que le permitan asumir sus responsabilidades. El delegado, que se convierte así en manager, puede a su vez delegar parte de su autoridad en ciertos miembros de la organización para darles autonomía. 

La autoridad delegada debe, de una manera u otra, encontrar legitimidad con aquellos sobre los que se ejerce. A diferencia de la del líder, la legitimidad del manager no está directamente ligada a su personalidad o a su experiencia. Está menos vinculado a lo que es que a lo que hace, a la forma en que realiza la función de gestión, a lo que comúnmente se llama su estilo de gestión. Debe explicar, escuchar, involucrar, valorar, dar retroalimentación y reconocimiento.

La organización dual

La autoridad se comparte entre los encargados de lograr resultados relacionados con la actividad y el propósito de la organización, por una parte, y los encargados de administrar sus recursos financieros, tecnológicos, materiales y humanos, por otra. La eficiencia, es decir, la forma en que se utilizan los recursos, es una cuestión estratégica tan importante como la eficacia. Los dos criterios de actuación no son jerárquicos.

La principal traducción organizativa de esta dualidad estratégica es la disociación de la autoridad jerárquica y funcional. La primera está entonces en algunas manos, la segunda en otras. El funcionamiento se convierte en matriz, y algunos miembros de la organización tienen que informar a varias personas simultáneamente.

La organización celular

Aquí, la autoridad se distribuye entre todos los miembros de la organización que son responsables colectivamente de la actuación producida. La autoridad se distribuye según el principio de subsidiariedad y no de delegación (véase mi nota sobre la distinción entre delegación y subsidiariedad). La autoridad para la toma de decisiones está completamente descentralizada.

La función de gestión se comparte sin que haya, en sentido estricto, gestores, a menos que los miembros de la organización decidan lo contrario. Pueden, por ejemplo, por razones de eficacia y/o eficiencia, asignar a uno de ellos una función directiva más o menos efímera. La persona que ocupa un puesto de dirección de este modo está al servicio de los demás miembros de la organización y no al revés, como en la organización personalizada.

(conclusión)

Los organigramas, independientemente de la representación elegida, son herramientas útiles para visualizar la estructura de una empresa en un momento dado y para comunicarla. Aunque muestran los vínculos de autoridad en una organización, no revelan cómo se ejerce esa autoridad, el estilo de gestión ni las deficiencias de esa organización. Y usted, ¿qué tipo de organización elige?