Asertividad

Qué es la asertividad

La asertividad es una habilidad de comunicación que facilita el envío de la posición propia o un mensaje a otra persona de manera equilibrada. Es por tanto una habilidad que permite comunicar y defender las ideas y derechos propios siempre desde el respeto a los demás y el respeto a uno mismo. Por esto dicha comunicación tendrá las características de ser paciente, comprensiva, amable, prudente, directa y adecuada.  De esta forma permite expresar de manera efectiva desde el respeto a los demás y si no se comunica asertivamente la persona tendrá dificultades de relación social.

Asertividad y razón

El hecho de que una comunicación sea asertiva, no implica necesariamente que se tenga la razón. Una comunicación asertiva implica también la escucha de los puntos de vista del otro interlocutor. La persona asertiva habla con los demás sobre los diferentes puntos de vista para identificar las diferentes posiciones y encontrar una solución desde el entendimiento mutuo.

Factores de la asertividad

Una comunicación asertiva cumplirá con algunas reglas:

  • Saber realizar peticiones asertivas.
  • Poder decir que no y también que sí.
  • Saber negociar bien para defender posturas confrontadas.
  • Aplicar el respeto al otro y a sus intereses, creencias y valores.
  • Aplicarse a sí mismo el mismo respeto.
  • Expresar los sentimientos propios de manera abierta y aceptar los sentimientos de los demás.

Una persona sin asertividad puede serlo por dos razones:

  1. La persona siente que no tiene suficiente importancia como para defender sus valores, creencias, opiniones, intereses y derechos
  2. La persona cree que hay que defender los derechos propios por encima de todo, incluso llegando a la crítica, la agresividad y otros comportamientos duros.

1.   Asertividad por sentir falta de importancia

En el primer caso se establece una comunicación pasiva y sumisa. Las personas que tienen esta comunicación pasiva suelen pensar:

  • Que sus problemas no le interesan a nadie y por tanto no le van a hacer caso o simplemente hacen perder el tiempo al otro. Esta premisa es falsa. Todos tenemos el derecho e incluso el deber de defender nuestro punto de vista y a recibir el respeto y consideración del otro.
  • Que si le dice al otro interlocutor las cosas claras, es posible que pierda su afecto. También este concepto es erróneo. Un afecto basado en la sumisión, no es un afecto fuerte y llevará a una desconsideración futura.

1.   Asertividad por sentir que hay que defenderse por encima de todo

En el segundo caso, se establece una comunicación agresiva. En este caso las personas se comportan de forma violenta y de forma reactiva no constructiva. Suelen ser personas con complejos y dudas de sí mismas que defienden sus derechos e ideas de forma violenta. Defender las ideas agresivamente no es asertividad.

En este caso estas personas suelen pensar:

  • Si no me defiendo de manera violenta y agresiva no me van a hacer caso. Esta idea también es errónea, ya que despierta en el otro la falta de consideración, adoptando la idea de “huída por violencia verbal”. Es decir, que lejos de convencer, desvalorizan el mensaje del emisor por considerársele histérico y a veces caprichoso.
  • Si no me defiendo puedo dar la imagen de falta de carácter. Esto también es falso. El carácter en sí mismo es un término que necesita de atributo. Por ejemplo carácter agresivo, carácter asertivo, carácter conciliador, carácter bueno o carácter malo. Una persona agresiva tiene un carácter malo, agresivo y violento. Una persona con asertividad se encuentra en el punto correcto de la relación.
  • Piensan que el objetivo de una comunicación es ganar la discusión. Esto también es falso. Es de personas que son capaces de perder ellos (mala imagen ce cabezotas, agresivos, inseguros) con tal de falsamente creer que han ganado la discusión. Estas personas suelen ser manipuladoras y por tanto sin asertividad.

Una persona asertiva no intenta llevar siempre la razón, sino ser capaz de:

  • Expresar sus opiniones de manera correcta
  • Entender la de los demás
  • No romper el buen clima del momento

Cómo identificar una persona asertiva

Lo primero es comentar que la asertividad es contextual. Es decir, que dependerá de la situación la persona que tenemos delante o el tema para que nos mostremos asertivos, agresivos o pasivos. Dicho esto, veamos qué características definen a una persona asertiva:

Asertividad y autoconfianza.

Las personas inseguras o que se sienten inferiores, tenderán a mostrarse agresivas explosivas o pasivas. Esta inseguridad como comentado anteriormente dependerá de la persona que tenga delante. Así, si se siente inferior es muy probable que estalle en críticas, descalificaciones, discusiones, negaciones o incluso insultos. Y tenderá a manipular. O por el contrario, puede que se muestre pasiva. También puede depender de la situación, el lugar, o el tema. Incluso puede que haya otra tercera persona oyendo frente a la cual se quiere aparentar y también se comportará de esta forma. La autoconfianza también necesita gran cantidad de auto-aceptación. Es decir, mejorarse, trabajar sobre uno mismo y al final del proceso auto-aceptarse.

Asertividad y respeto a la opinión de los demás

La persona asertiva también demuestra una gran consideración al otro. Es educado, comprensivo y amable. Por el contrario el no asertivo mostrará autosuficiencia extrema, hablando como si estuviese en posesión de la verdad absoluta, o de forma agresiva. La persona asertiva es capaz de aceptar las opiniones del otro interlocutor. Además no miente en una lucha desesperada por ganar la conversación a corto plazo. El no asertivo al mentir todavía se disminuye más a los ojos del otro ya que “antes se pilla a un mentiroso que a un cojo”. Las personas que no respetan la opinión de los demás suelen tener un problema con los límites ajenos, saltándoselos de forma agresiva o despectiva.

Asertividad y emociones

Otra de las características de la asertividad es que acepta y entiende las emociones de los demás y se lo hacen ver al otro. Mostrar que se entienden y aceptan las emociones del otro genera empatía y construye confianza. Es uno de los puentes clave para encontrar una solución. Un agresivo despreciará las emociones de los demás, incluso negándoselas. Un pasivo desprecia sus propias emociones y por tanto tiene un problema con sus propios límites. Por tanto un manejo inteligente de las emociones propias y de las del otro llevará a una conversación equilibrada, tranquila y asertiva. Controlar las propias emociones tanto pasivas como agresivas es un elemento indispensable en cualquier persona con asertividad.

Asertividad y autocontrol

Es muy triste ver una persona que no es capaz de controlarse con salidas de tono, gritos, agresiones verbales, insultos o incluso también que no se atreven a denunciar las injusticias. El autocontrol es una de las características del ser humano frente a los animales que reaccionan por instinto. Las personas deben trabajar este autocontrol que viene del núcleo Accumbens situado en la zona pre-frontal del cerebro. Hay que entrenarlo. De otra forma se estarán dejando llevar de los instintos primitivos y animales y es posible que pierdan incluso la perspectiva moral y lógica. Una persona asertiva trata el problema con inteligencia y lo maneja de forma serena.

Asertividad y escucha activa

Las personas con asertividad escuchan de forma real. Es decir, que están escuchando activamente para entender y no están pensando en que contestar mientras les hablan. Escuchar requiere autoconfianza, autocontrol y algunas técnicas específicas. Escuchar contempla no solo lo que dice el otro, sino lo que siente el otro. Además en la asertividad en la escucha hay que proporcionar feed-back a la otra persona.

Asertividad y estilos de comportamiento

Existen diferentes tipos de comportamiento cada uno con sus características:

Estilo Pasivo

Este estilo no asertivo se caracteriza por tener un comportamiento sumiso frente a los demás.  Intentan no caer mal a los demás, no ser criticados, ser empático con los otros y esto lo hacen evitando el conflicto. Puede ser un conflicto de decisión, ideas, valores, convicciones o intereses.

Les cuesta intervenir en las conversaciones, interrumpir al otro e incluso mostrar divergencias en algunos puntos. No saben decir que no. No se atreven a decir lo que les molesta de los otros.

En el estilo pasivo la persona se infravalora y evita decir cualquier cosa que mínimamente pueda molestar. Teme muchas veces una reacción excesiva del otro.

Este estilo de comportamiento genera insatisfacción propia, infravaloración, bloqueos mentales y de comportamiento.

Puede provocar problemas sociales, frustraciones, complejos y estrés, al existir un conflicto entre lo que sienten, quieren decir y lo que se atreven a decir.

Estilo agresivo

Las posibles causas de este tipo de estilo de nula asertividad, pueden ser varias. Puede ser respuesta excesiva para compensar un complejo de inferioridad o inseguridad. También podría proceder de un comportamiento egoísta en extremo. O ser una falta de empatía o educación. Muchas veces viene de una educación errónea en dónde hablar es discutir para llevar la razón a toda costa. El caso es que carece de habilidades para poder tratar un problema con mesura y equilibrio.

En este tipo de comportamiento, la comunicación se entiende como un campeonato de “a ver quién gana”. El objetivo es por tanto tener razón, muy a menudo porque necesitan demostrar su valía al otro o a terceros.

Se olvidan de los sentimientos del otro en una batalla en la que les da igual mentir, herir al otro, manipular o avasallar. El caso es destrozar al otro en un intento de ponerse por encima.

Este comportamiento a pesar de atacar al otro lo hace por una actitud fuertemente defensiva ante el otro, al sentirse atacado con o sin razón. Por tanto conlleva una dejación del autocontrol y comienza con ataques y descalificaciones.

Estas personas son capaces de defender la postura opuesta de la misma manera visceral al cabo de unos minutos ya que la rabia y falta de autocontrol le ofuscan la mente.

Estilo agresivo-pasivo

En este estilo de falta de asertividad, no se expresan los sentimientos para evitar una confrontación y se genera agresividad interna. Es en este estilo donde se dan comunicaciones de desacuerdos indirectas y poco francas y claras. Se utilizan comunicaciones sarcásticas, irónicas o descalificativas. También se puede demostrar desinterés, aburrimiento, o incluso fingir sorpresa o incredulidad.

Generalmente se esconden faltas de autoestima y también habilidades sociales. Mucha veces son comportamientos de niños grandes, mostrando cabezonerías.

Estilo asertivo

En este estilo como comentado anteriormente la persona expresa y escucha sus propios sentimientos ideas y opiniones así como las de los demás.

Tienen la voluntad de llegar a soluciones y para ello comunican de manera franca y directa. Las personas con asertividad se autorizan a sí mismas a actuar, pensar y comunicar lo más apropiado para defender sus opiniones y posturas sin agredir. Igualmente se defienden frente a las agresiones. Pero todo ello dentro del respeto a los demás y a sus puntos de vista.

Técnicas de asertividad

Existen diferentes herramientas que orientan hacia una posición de asertividad:

Asertividad basada en la empatía

Esta técnica abre todos los canales empáticos posibles de forma que exista cierta sintonía entre los dos interlocutores. De esta forma se mejora la comunicación y permite la comprensión entre las diferentes posturas y puntos de vista.

Asertividad de contraste

Se utiliza cuando aparecen comentarios contradictorios entre diferentes cosas que dice o hace el otro. En este caso o se parafrasea confrontando lo dicho para poder entender mejor su postura o se confronta lo realizado con lo dicho. En esta técnica es adecuado decir los sentimientos de duda o falta de comprensión. Esto hay que hacerlo sin realizar reproches o acusaciones.

Asertividad y banco de niebla

Esta técnica de busca un punto de partida en el que se está de acuerdo y a partir de ahí se intenta ir incrementando o negociando posibles puntos de acuerso.

Asertividad y sentimientos propios

Esta técnica de asertividad consiste en comentar como se siente uno frente a los comentarios o hechos de los demás.

Asertividad y concesiones

Esta técnica reconoce las ideas o puntos de vista del otro sin ningún sentido de haber perdido ni de cesión. Simplemente variamos nuestra opinión sobre ese punto.

Asertividad y análisis de la conversación

Esta herramienta cambia el foco del problema al de la relación. Consiste en analizar la relación que se está teniendo antes de continuar con la discusión sobre el problema.

Asertividad y foco

Esta fórmula evita contestar sobre áreas de provocación deliberadamente, centrándose exclusivamente en los temas serios de manera sensata y formal

Benjamin Frankling

Esta técnica busca trabajar conjuntamente y por escrito los principales puntos a favor y en contra de cada punto de vista. De esta manera se quita elemento emocional y se refuerzan los racionales. Además evita el confusionismo que a veces utilizan los manipuladores agresivos.

Existen más técnicas de asertividad y las anteriores son solo algunas. Estas técnicas de asertividad se pueden y deben integrar en habilidades empresariales como la negociación, la venta, la gestión de equipos o el liderazgo. Esto se trabaja en los cursos de formación a empresas en cursos como por ejemplo de trabajo en equipo o de presentaciones.

Como afrontar una conversación con asertividad

  1. Realizar una presentación honesta, concreta y clara de los puntos de vista.

El objetivo es exponer las cosas de manera concreta y poco opinativa para que constituyan un punto de partida estable. Esta descripción debe ir completamente libre de juicios de valor, intenciones y críticas.

  1. Comunicar los sentimientos.

Hablar desde el yo y no desde el tu. Es decir, comentar nuestros sentimientos pero no atribuir al otro interlocutor intenciones ni calificar sus actuaciones.

  1. Realizar peticiones de forma clara y precisa.

La asertividad implica decir las cosas de forma precisa y no genérica o abstracta. Por ejemplo, podemos decir: “quiero que me pongas en copia en estos mails”.

  1. Comentar las consecuencias y resultados de las acciones.

Este punto se refiere a ser claros sobre lo que pasará o sobre las actuaciones que tomaremos en el supuesto que el otro interlocutor realice determinada acción. Asertividad también conlleva dejar las cosas claras.

Curso de Ventas … ver curso

Trabajo en equipo … ver curso

Gestión de Equipos … ver curso

Management y Liderazgo … ver curso

Técnicas de Presentación … ver curso

Gestión Eficiente del Tiempo … ver curso

Curso de precios … ver curso

Cursos para empresas

Formación