Formación empresas

Formación empresas

Cursos para empresas de venta y negociación

  • Ventas con PNL y NeuroMarketing … ver curso
  • Venta consultiva … ver curso
  • Ventas para Bufetes de Abogados … ver curso
  • Técnicas de Cierre de Ventas con PNL y NeuroCiencia … ver curso
  • Técnicas de Negociación … ver curso
  • Cómo integrar Técnicas de Marketing en el Proceso de Ventas … ver curso

Cursos para empresas de habilidades directivas

Cursos para empresas de gestión empresarial

  • Gestión Estratégica de Precios … ver curso
  • Curso para Empresas de Esponsorización (Sponsoring) … ver curso
  • Posicionamiento y Publicidad … ver curso

Metodología de los Cursos para Empresas

Los cursos para empresas se organizan como formación a medida, en función del diagnóstico realizado en entrevistas con el personal a formar y reuniones con la dirección. Estos cursos para empresas constituyen una formación adecuada dirigida hacia los objetivos específicos de los clientes. La formación impartida es práctica y orientada a la implantación en el puesto de trabajo. En estos cursos para empresas se puede realizar seguimiento después de la formación por procesos metodológicos probados. Mi metodología está basada en las técnicas de aprendizaje acelerado “Accelerated Learning”, utilizando en todas las etapas (preparación, presentación, práctica y desarrollo) mecanismos de captación de conocimiento (visual y auditivo, social, práctica, captación de la atención, resolución de casos, ensalce, teatros, métodos de relacionar, participación, etc.).

Accelerated Learning

El proceso de asimilación de la mente humana es complejo. Todos tenemos un caudal de procesamiento determinado, produciéndose un “bloqueo” de aprendizaje cuando intentamos comunicar más de lo que ese caudal puede asimilar. Por medio de técnicas de aprendizaje acelerado “Accelerated learning” podemos aumentar el caudal de absorción de conocimientos, habilidades y actitudes. Optimizar los momentos de asimilación, despertar la proactividad de los alumnos, utilizar la predisposición emocional, integrar los canales de percepción (auditivo, visual, verbal, autodescubrimiento) y utilizar la acción (lo que aprendo lo aprendo haciéndolo), son técnicas que utilizamos para: Lograr un aprendizaje mayor en menor tiempo Conseguir una mayor integración posterior de lo asimilado en el puesto de trabajo.

 

 

Formación a empresas

Formación empresas

Multitud de empresas buscan en la formación a empresas el desarrollo de las habilidades de su personal para mejorar los resultados empresariales. En esta formación empresas, los cursos más buscados tienen que ver con técnicas de ventas, técnicas de negociación, productividad, manejo del tiempo, técnicas de presentación o orientación al logro entre otra formación a empresas (formación empresas).

Pero es importante asegurarse el éxito de dicha formación empresa. Y existen varios conceptos que se deberán tener en cuenta. Entre ellos el formador. No cabe duda que un formador con experiencia empresarial y con alto conocimiento dará a la empresa un mayor valor que un formador con gran capacidad de impartir el curso de una manera amena pero a menudo sin experiencia real en ventas ni en empresa. Por resumir, en la formación a empresas no solo es importante la forma sino el fondo del contenido y la experiencia transmitida por el formador.

Siendo este punto importante, y en el que más se fijan los responsables de la formación empresas, no es el único, y gran parte depende de los propios departamentos de formación.

Existen varios aspectos que logran el éxito de la formación en empresas y que dependen en general de los responsables de la formación o de los directores de la empresa:

 

1.- Formación empresas: Ayudar al asistente a aprender

Las personas aprenden por fases. La voluntad de aprender, por ejemplo es uno de los factores que influye en el aprendizaje. El alumno de la formación a empresas debe estar convencido de que la formación le mejorará a él y ayudará a la organización a obtener mejores resultados.

De todos es conocida la postura de la persona que de manera inconscientemente incompetente piensa que ya lleva muchos años y que no va a aprender nada nuevo y que siempre culpabiliza a la situación económica, a los clientes o al precio, del bajo comportamiento de sus resultados.

No debemos caer en la tentación de pensar que los alumnos ya prestarán atención cuando el profesor comience la clase. Indudablemente un buen profesor de formación a empresas tendrá metodología y habilidades para captar la atención de los asistentes desde el primer minuto, pero eso no sustituye a la preparación mental para el curso y la generación de expectativas que debería haberse realizado antes, y que mejorarán el resultado de la formación empresas.

 

2.- Formación empresas: Tener los contenidos correctos

Muchos profesores orientan el contenido del curso hacia los conocimientos que la empresa quiere que tengan sus empleados. Es por esto que por parte de la empresa se pregunta mucho al formador sobre la agenda y el contenido del curso. Sin embargo lo que los formadores queremos saber y por dónde debería de ir la reunión preparatoria del curso es cual es el comportamiento que quiere la empresa que tengan sus empleados después del curso de formación.

La orientación a conseguir el resultado en la empresa dependerá en gran medida del comportamiento de los asistentes a la formación empresa. Una vez se entienda bien cuales son los objetivos de comportamiento y habilidades requeridas para conseguir los objetivos, el formador orientará la agenda y el curso.

 

3.- Formación empresas: Contenido práctico

Las personas aprenden mucho más y lo aplican también cuando el contenido del curso es práctico. Aunque muchas empresas están preocupadas porque el curso sea ameno y entretenido, en realidad el curso debe ser interesante. Es decir, los asistentes deben de ver el contenido integrado en su vida, en sus decisiones y en su forma de trabajar. Contar batallas para ser ameno no garantiza la integración del contenido si no se hace personal. El buen profesor sabe hacer que el alumno se vea en las situaciones personales y profesionales propias y así lo integre en su forma de ser, pensar y actuar de manera global. De otra forma la formación a empresas se queda a nivel superficial y no llegará a ser aplicada en la empresa. Para esto contará con herramientas prácticas como por ejemplo los role-plays. Los profesores sobresalientes son además capaces de conseguirlo con ejemplos muy personales a los asistentes, bien por tener una gran experiencia en consultoría y situarse muy rápido en la problemática del alumno, bien por tener un gran conocimiento de neurociencia o psicología.

 

4.- Formación a empresas: Enfocarse a la aplicación en el puesto de trabajo

Cuando una persona aprende algo nuevo, a la hora de aplicarlo se encuentra con dos problemas. La coherencia y el confort.

  • La coherencia en la formación a empresas: Nuestra mente intenta buscar la coherencia y es por esto por lo que una persona siempre se justifica a sí misma. Por ejemplo, si un vendedor se da cuenta que hace algo mal, por coherencia consigo mismo, echará la culpa a algo. Si un directivo se estaba equivocando de estrategia de marketing, encontrará también una razón para hacer lo que hacía. Es por tanto el formador quien tiene que ser capaz de sacar a los asistentes de esta ley que dificultará que los conocimientos adquiridos se apliquen salvando los siguientes inconvenientes:
  1. Los asistentes solo quieren oír lo que confirma sus creencias, impidiendo su aplicación
  2. Los asistentes justifican la no aplicación diciendo que una cosa es decirlo y otra aplicarlo
  3. Los asistentes lo intentan una vez, cuando todavía no son expertos y si no sale bien del todo intentan justificarse diciendo que no funciona y volviendo a la zona de confort, en lugar de practicar más
  4. Criticar lo que no coincide con sus criterios de coherencia.

Para lograr estos puntos el formador se centrará más en la conversión de las personas y no solo en los conocimientos.

  • La zona de confort en la formación a empresas: Se requiere una gran motivación antes, durante y después del curso para superar el esfuerzo de salir de la zona de confort y comenzar con hábitos nuevos. Aquí la preparación del curso, el curso en sí mismo y la continuación del curso serán claves. Ya algunas empresas están contratando post-curso, que consiste en un coaching grupal con el profesor para analizar y resolver situaciones de aplicación a las semanas de haberse impartido la formación a empresas.

 

 

 

formación empresas